«Un perdón que se siente como una liberación vivida en primera persona por Juana Acosta, puesto que el espectáculo está basado en una historia autobiográfica».

¿Qué queda frente a la muerte violenta de un padre que le ha enseñado a su hija de 16 años a amar la vida, el arte y la humanidad? 

«Belleza y ausencia. Muerte y renacimiento. Esa tensión, ese contraste entre extremos, se impone como el ritmo de esta pieza; junto a mi compañero Chevi Muraday, exploramos las profundidades y los recovecos de nuestra alma«.

«Juana Acosta llevaba desde los 16 años sin bailar. El trauma del asesinato de su padre anuló una primera vocación a la que la actriz regresa ahora con ‘El perdón’, una obra en la que cuenta su catártico viaje desde el rencor hasta la libertad».

Un sabio dijo que el rencor es un veneno que tomamos para matar a otro, una paradoja absurda e incuestionable. Todo lo contrario es el perdón, ese acto difícil pero absolutamente necesario. A lo largo de mi vida he tomado muchas veces la decisión de perdonar, al igual que en otras ocasiones, no he sido capaz de desembarazarme de las ataduras del rencor.

Cuanto más voluntaria es , más Bella la muerte.

Hay una fuerza más poderosa que el karma…

Esto También Pasará

Si los planetas están en continuo movimiento y pasan, nuestro caos también.

Las Noches Habitadas

Basada en la novela de Alma Delia Murillo

Todas somos ellas.